¡Sorprende a tu pareja con un San Valentín en un Pazo del siglo XVII!


El Día de San Valentín es la excusa perfecta para escaparte, desconectar por unos días de la rutina y disfrutar de la intimidad con tu pareja. Un Pazo del siglo XVII te da la bienvenida con Champagne, fresas y bombones en un fin de semana romántico a la luz de las velas.
Podréis dar tranquilos paseos por los senderos aledaños, descubrir antiguos molinos en ruinas además de disfrutar de la naturaleza, los viñedos y los tesoros románicos de la Ribeira Sacra.

 

En Roma hacia el siglo III, gobernaba el emperador Claudio II, quien decidió prohibir la celebración de matrimonios para los jóvenes, ya que los solteros sin familia eran mejores soldados, al tener menos ataduras. El sacerdote San Valentín lo consideró injusto y desafiando al emperador, celebraba en secreto matrimonios para jóvenes enamorados (de ahí que San Valentín sea el patrón de los enamorados). El emperador encargó al oficial Asterius encarcelarlo y éste lo retó a que devolviese la vista a una hija suya que nació ciega, llamada Julia. Valentín aceptó y, en nombre del Señor, le devolvió la vista. Valentín siguió preso y el emperador ordenó que lo martirizaran y ejecutaran el 14 de febrero del año 270. La joven Julia, agradecida al santo, plantó un almendro de flores rosadas junto a su tumba. De ahí que el almendro sea símbolo de amor y amistad duraderos.