En la antigüedad el Ciprés servia de señalización para el caminante, viajero o peregrino. Según la cantidad permitía saber si se ofrecía: albergue, albergue y comida; el Pazo as Casas cuenta con tres de ellos a su entrada.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *